Inicio Destacados ¿Debo renunciar a mi trabajo sin tener un plan B?